miércoles, 20 de octubre de 2010

5


Oh corazón
dulce almendra en galope
debo advertirte:
la ciudad no era roja
La pintamos con sangre

1 comentario:

  1. Bello, Fausto. ¡Cómo en versos tan breves se puede decir tanto!

    ResponderEliminar